Casinos en línea en Sudamérica

south-latin-americaCuando se trata de apostar, los jugadores de Sudamérica y Latinoamérica tienen algunas opciones disponibles. Una de ellas es jugar en casinos físicos, que ofrecen juegos increíbles y experiencias emocionantes.

Otra opción es jugar en línea, que permite disfrutar de los mismos tipos de juegos con dinero real sin tener que salir de casa.

Cada país de esta región tendrá diferentes leyes y restricciones aplicadas a los juegos de azar en línea, por lo cual es esencial que los jugadores las conozcan antes de acceder a cualquier casino en la web.

Para citar un ejemplo, dos de los principales países de Sudamérica tienen posiciones opuestas en relación con los juegos de azar en línea.

En Argentina, esta forma de juego es legal, regulada y gravada, pero en Brasil el gobierno está tratando de imponer leyes como las de Estados Unidos que impiden a los residentes las apuestas con dinero real en línea.

Debido a que el gobierno de Brasil no tiene permitido bloquear legalmente el acceso a sitios de casinos online, está tratando de tomar medidas diferentes para evitar que se utilicen tarjetas de crédito en estas plataformas de juego.

Casinos en línea en Sudamérica

#
Online Casino
Bonus
Highlights
Info
Play Now
1
100% up to $1000
¡Mejor casino para usuarios de Latinoamérica!
2
100% up to $200
Las últimas tragamonedas y los juegos en vivo con crupier
3
50% up to $500
Sitio de casino en inglés y portugués.

Estos son sólo dos de los muchos países que están en desacuerdo en cuanto a la legalización de los juegos de azar en línea. El continente en su conjunto no es conocido por sus actividades o su acceso a los juegos en línea, pero debido a los problemas económicos que enfrentan, muchos países de Sudamérica se están dando cuenta de que las apuestas en línea pueden ayudar con la situación financiera de todo el continente.

Actualmente no existen muchas leyes en relación con los juegos en línea. En general, los jugadores que residen Sudamérica pueden acceder a sitios de casino ubicados en otros lugares, ya que no existe un largo listado de sitios que operen en la región.

Sin embargo, los jugadores tienen algunas opciones disponibles, determinadas por supuesto por las leyes locales, pues si bien algunos países ven los juegos de azar en línea como una actividad legal, otros tratan de restringir el acceso y el flujo del dinero real de los jugadores en línea.

Este tema ha sido fuente de debate desde hace varios años pero finalmente los casinos en línea han recibido el apoyo de muchos países. De hecho, Argentina fue el primer país en ofrecer un sitio en la web cuando cuando estos fueron lanzados en 2002.

En 2006, se le ofreció el primer sitio de apuestas en línea originario de Argentina, por lo cual es evidente que este país está dispuesto a beneficiarse de forma legal de las apuestas en línea.

Sin embargo, en 2008 se produjeron algunos cambios y el gobierno argentino prohibió los sitios libres de impuestos y de regulación, permitiendo a sus residentes el acceso únicamente a los sitios de juego argentinos.

Si bien este episodio puede haber sido visto como un revés, las nuevas leyes sólo afectaron a los operadores de casinos en línea y no a los jugadores individuales, lo que significa que estos podrán acceder aún a sitios de otras latitudes y apostar en su tiempo libre.

Los mercados de juego en línea de Sudamérica han sido desconocidos por muchas empresas internacionales de la industria. Sin embargo, a medida que cambian estos entornos de mercado, las regulaciones y leyes también cambiarán y más ojos estarán centrándose en los beneficios ofrecidos por los casinos en línea.

En este momento, cada país del continente puede redactar sus propias leyes en relación con este tema y los jugadores encontrarán que algunos lo apoyan y otros se oponen drásticamente a él.

La buena noticia es que sin importar dónde se encuentren los jugadores, éstos podrán jugar en los sitios autorizados y regulados que operan en otros países del mundo, pudiendo acceder a los sitios principales, a los mejores juegos y a algunas de las tasas de pago más altas de la industria.